«No sé porqué está mal, si lo tiene todo»

Pues efectivamente, no lo sabes.

Qué mala costumbre tenemos de juzgar lo que no se entiende. Nadie elige “estar mal” deliberadamente, y sin embargo es habitual (muy habitual) el sentimiento de culpa por estarlo, a menudo inducido por frases como éstas que se repiten en tu cabeza.

Puede que no identifiques el motivo o que incluso te resulte desproporcionado tu malestar y sea positivo el apoyo externo de un psicólogo para entender lo que ocurre. Todos necesitamos ayuda en muchos momentos de nuestra vida, lo que no nos hace más débiles: nos hace personas. Otra cosa es que decidamos no pedirla y dejar que las heridas cicatricen solas, pero lo que sin duda no elegimos voluntariamente es “estar mal”.

La salud mental, la gran olvidada.

No hay comentarios

Publica un comentario

Abrir chat
¿Cómo puedo ayudarte?
¡Hola! ¿Cómo puedo ayudarte?